sábado, 4 de octubre de 2008

SONETO A MI PRÓXIMA NIETA LUNA

Un hilo infantil y suave de yesca
en un vientre de amor empezó a arder:
prepara con empeño un nuevo ser
mi hija Eva, nenúfar de hoja fresca.

En labor concienzuda se remoza
un corazón durante nueve meses,
para esquivar del mundo los reveses
con broquel de una madre valerosa.

Algún día una niña en mi lejana
Patria leerá estos versos de su abuelo,
que ya presiente fluir sangre cercana.

Ellos honran las prendas de una cuna,
orbe que aguarda en su futuro cielo
la luz de un lindo sol llamado Luna.

A. Macías
(Derechos de autor) (dedicado a Luna mientras se estaba gestando en el vientre de mi hija Eva)

No hay comentarios:

Publicar un comentario